Institut Ramon LLull

transparència
Actualidad
Buscador

Anna Ballbona: ‘Cuando puedes dedicar mucho tiempo a una historia haces que te pasen cosas que ligan perfectamente con aquello que escribes’

Literatura.  Barcelona,  13/11/2014

La escritora Anna Ballbona, que fue seleccionada para realizar una estancia literaria en la Ledig House de Nueva Cork dentro del programa Writers OMI –que cuenta con el apoyo del Institut Ramon Llull y se enmarca en el OMI International Arts Center– ha vuelto de los EUA con energías renovadas. Después de tres semanas conviviendo con otros autores internacionales, su nueva novela empieza a tomar forma y nos avanza que la experiencia norteamericana compartirá protagonismo con las gallinas.




Después de tu residencia en Ledig House, ¿cómo valoras esta experiencia?

Ha sido fantástico, formidable, sólo puedo ponerle adjetivos grandilocuentes. Nunca había estado en una residencia de escritores ni había hecho ningún retiro de este tipo, y la verdad es que las tres semanas que pasé allí –que se hacen cortas, demasiado cortas– fueron una experiencia muy gratificante por muchos motivos. El lugar, el espacio y las condiciones son excepcionales; tienes el tiempo y la tranquilidad para dedicarte a escribir con plena libertad; la única cuña horaria es la de la cena, que agradeces porque es el momento de compartir tiempo, sensaciones, conversaciones y bromas con el resto de compañeros de estancia. Por tanto, en cuanto se refiere a escribir, hacer faena, estoy muy contenta. Y en cuanto a la experiencia vital y humana, todavía más. Por fuerza se ensanchan esquemas y vistas cuando convives y hablas con toda la gente que, además de querer la literatura, son una mezcla personalísima y extraordinaria (de todo el mundo, ¡de muchas raíces!), cuando ves unos pueblos de la América profunda que difícilmente hubieras llegado a conocer. Esta diversidad tan rica, sin que suene vacío, era muy divertida. El grupo de ocho o nueve que éramos –cambiaba, con salidas e incorporaciones, según el tiempo de estancia– era hecho de una gente muy diversa e interesante. De todos y con pellizcos diferentes, me llevo un montón de momentos vibrantes.

Durante unas semanas has convivido con otros escritores de diferentes procedencias en un entorno lejano de casa. Del puñado de experiencias que te llevas, ¿cuáles son las que más te han marcado?

Hubo momentos que fueron una auténtica “joie de vivre”. Desde los más pequeños y anecdóticos hasta otros de una gran potencia literaria: noches de alargar la noche hasta no saber la hora, de poner música, que suene la Troba Kung-fú y todo el mundo empiece a bailar, paseadas, descubrir algún bar increíble de carretera, compartir poemas y textos, también algún vídeo freak, la excursión en una librería en medio del bosque o un museo de arte contemporáneo, la lectura de unas escenas de las obras de teatro de la dramaturga del grupo… Por encima de todo, quizá me quedo con la sensación de normalidad, la normalidad como escritora catalana de estar con otros escritores que escriben en otras lenguas y respectarnos e interesarnos los unos por los otros. Y todas las ventanas que unos y otros te abrían, empezando por sus propias historias vitales. Hubo un día, por ejemplo, que hicimos un recital en la casa, yo leí tres poemas que dos compañeras norte-americanas me habían traducido al inglés (¡este proceso también fe algo muy especial!); en uno de ellos aparecía el Patufet, expliqué al público quién era y les enseñé una imagen, y después me preguntaron por el catalán y por Cataluña (el 9-N apareció, por supuesto) y todo, todo, transcurrió de forma muy natural. En definitiva, me llevo la joie de vivre en muchos sentidos, un pozo de energía para seguir escribiendo y una reafirmación: debemos mirar a lo largo, pensar en grande y no perderte en tonterías.

¿Has avanzado en la nueva novela? ¿Nos puedes hacer un pequeño resumen?

Sí, ¡pero todavía queda mucho! Es extraño explicar una cosa que todavía se está haciendo y va cambiando de idea y de forma. Pero en cualquier caso, por ahora parece bastante claro que salen gallinas y sale Joyce, también una periodista que se sorprende ante el mundo, que intenta ojearlo y conocerlo bien, y que va comprobando que los auténticos locos son aquellos que no lo parecen. La historia tiene muchos hilos abiertos, los cuales la estancia en la Ledig House me permitió alargar y dar un poco más de sentido. Cuando puedes dedicar mucho tiempo a una historia –que creo que es lo que pide una novela, a diferencia de la poesía– puedes empezar a ver un poco más claro aquello que hasta aquel momento te parecía demasiado complicado. Y como tienes todos los sentidos metidos, también haces que te pasen cosas que ligan perfectamente con aquello que escribes. No es casual que un día me perdiera yendo a correr por aquellos rodales de la América profunda, entre ciervos y coches hiperbólicos, y terminas llamando a casa, después de una hora de correr, pidiendo el camino de vuelta a la Ledig House. En aquellos minutos que no sabes si aquella señora que te mira desconfiada sacará un rifle pensé en un pasaje de la novela. Y aquel fragmento de historia con la señora –que acabó bien, como se puede comprobar– finalmente acabó siendo, también, novela. Todavía otro ejemplo más: el día que dejé la Ledig House, Daisy, una de las señoras que cuida la residencia, una puertorriqueña encantadora, me acercó a la estación de tren más cercana, a Hudson. Por el camino, me explicó que las casas de la Ledig House habían sido, antes, una granja de gallinas. En ese momento vi claro que sí, que un día u otro terminaría la novela.

Entrevista con la escritora después de su residencia literaria en Ledig House

Un consorcio de:

Generalitat de CatalunyaGovern Illes BalearsAjuntament de Barcelona

Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecer una mejor navegación. Al navegar el usuario acepta el uso que hacemos de las "cookies". El usuario puede evitar la generación de "cookies" y eliminarlas mediante las opciones de su navegador. Bloquear las "cookies" puede implicar que algunos de los servicios y opciones de esta web no funcionen correctamente.


Las "cookies" son pequeños fragmentos de texto que las webs envían los navegadores y que se almacenan en el dispositivo del usuario, ordenadores, teléfonos móviles, tabletas, etc. Sirven para mejorar la experiencia de uso de la web, ya que estos archivos permiten que el sitio web recuerde información sobre la visita que ha hecho el usuario, como las opciones preferidas o el idioma. De esta manera la web personaliza su contenido y se hace más ágil y útil para el usuario.

Al navegar por esta web el usuario está aceptando que se instalen "cookies" en su dispositivo que nos permiten conocer la siguiente información:

Tipos de "cookies"

Esta web utiliza "cookies" temporales de sesión y "cookies" permanentes . Las "cookies" de sesión únicamente guardan datos mientras el usuario accede a la web. Las "cookies" permanentes almacenan los datos en el dispositivo para que sean accesibles en más de una sesión.

Según la finalidad de los datos obtenidos la web puede utilizar:

"Cookies" técnicas

 

Las que permiten al usuario la navegación a través de la página web y la utilización de las diferentes opciones o servicios que contiene. Por ejemplo , controlar el tráfico y la comunicación de datos , identificar la sesión , acceder a las partes web de acceso restringido, realizar la solicitud de inscripción o participación en un evento, utilizar elementos de seguridad durante la navegación y almacenar contenidos.

"Cookies" de personalización

Las que permiten al usuario acceder a la web con algunas características de carácter general que ya están predefinidas en su dispositivo o que el mismo usuario define. Por ejemplo, el idioma, el tipo de navegador a través del cual accede a la web, el diseño de contenidos seleccionado, la geolocalización del dispositivo o la configuración regional desde donde accede.

"Cookies" de análisis estadístico

Las que permiten realizar el seguimiento y el análisis del comportamiento de los usuarios a los sitios web. La información recogida se utiliza en la medición de la actividad de los sitios web y para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios, que permitirían mejorar el servicio.

"Cookies" de terceros

También se pueden instalar "cookies" de terceros que gestionan y mejoran los servicios ofrecidos. Como por ejemplo, servicios de estadísticas como Google Analytics.

Gestionar las "cookies" en mi navegador

El usuario puede aceptar , bloquear o eliminar las "cookies" instaladas en su equipo mediante la configuración de las opciones del navegador de su dispositivo.

Si se bloquea el uso de "cookies" en el navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles .